Anticipar para vencer

ANTICIPAR PARA VENCER EN WING CHUN

Experiencia de Ignacio Prudencio en la actividad de Airsoft realizada por la  Familia Moy Ma Si Lou.

Airesoft Wing Chun MadridEl sábado 24 de mayo tuvimos una experiencia de Ving Tsun (Wing Chun) a través de un instrumento que no había explorado antes, una simulación de combate en una partida de Airsoft.

Como el evento era para extrapolar a otra actividad lo que hacemos dentro de la escuela (Mo Gun), nos lo tomamos de esa manera desde el principio y el desarrollo fue muy interesante.

Para ponernos en situación de una manera resumida, los factores que estuve trabajando en mi experiencia y que tenemos en el día a día de nuestra jornada de Ving Tsun Kung Fu (Wing Chun Kung Fu) fueron el desarrollo de la inteligencia estratégica, que es la capacidad para poder anticipar el beneficio de una situación conforme esta va cambiando; y que cuando estudiamos un instrumento del sistema podemos dividir esa actividad en tres partes: la parte previa al estudio, en la que se puede preparar, anticipar, etc., la parte durante la que estudiamos el instrumento en sí y la parte posterior a la actividad, que será consecuencia de lo sucedido previamente.

Para que esto último sea más fácil de entender imaginémonos una situación de una pelea real en la calle. La parte previa a esa “actividad” sería la parte donde aún no estamos en la pelea y por lo tanto tenemos la oportunidad de prevenirla, la parte de la pelea en sí y la parte posterior ella, donde podría haber represalias o incluso la posibilidad de ser juzgado legalmente si dañamos a la otra persona. Por lo tanto, el punto fuerte de un Arte Marcial es la parte previa al conflicto, porque todo lo que venga a partir de ahí será en consecuencia a ese momento, y es aquí donde lo podemos prevenir.

En el caso del Airsoft es algo diferente pero con la misma esencia, no podemos prevenir el enfrentamiento porque es algo que ya se sabe que va a pasar, pero gracias a que sabemos que va a suceder podemos usar la inteligencia estratégica para prepararlo y anticipar el beneficio de la situación a nuestro favor. Por lo tanto, entramos de nuevo en la parte previa de la actividad, la más importante para un artista marcial.

Esto se vio claramente reflejado en las dos partidas que tuvimos. En la primera partida el árbitro dio demasiado rápido al silbato y en mi grupo no pudimos preparar casi nada, por lo que fuimos con muy poca organización y en la mayor parte de la partida nos sentimos perdidos. Por supuesto nos ganaron y la partida no duró mucho.

Después tuvimos la post actividad, donde analizamos lo que había sucedido y cómo mejorar para la siguiente ocasión.

En la siguiente partida tuvimos más tiempo para preparar y dio sus frutos en ambos equipos, de hecho se cumplió el límite de tiempo establecido. Todos sabíamos nuestro rol en la partida y fuimos avanzando de una manera organizada y segura.

Más adelante llegamos a un punto muerto donde ambos equipos no podían avanzar más sin una confrontación segura. Se acababa el tiempo y me precipité a la hora de entrar en una casa. Entre que me precipité y que aún no nos habían enseñado la inserción táctica en viviendas el que estaba dentro nos fundió a mí y a mi compañero.

Lo hizo muy bien, en la estrategia china la derrota depende de uno mismo, de no tener una buena defensa, pero la victoria depende del contrincante, de cuando éste te da la oportunidad de vencerle. Ahí yo le di la oportunidad de vencerme y lo aprovechó bien.

Por todo esto la actividad me ayudó a mejorar mi Kung Fu. Es fuera de la escuela donde cuesta poner en práctica lo aprendido y estas actividades nos ayudan a tomar consciencia para conseguirlo. Esto es importante porque es en nuestra vida cotidiana donde el Kung Fu nos va a ser realmente útil, desarrollando el potencial de todo aquello que hagamos.

Volver a proveer vida Kung Fu

Deja un comentario