La Intencionalidad Estratégica del Wing Chun

LA INTENCIONALIDAD ESTRATÉGICA DEL VING TSUN (WING CHUN)

Experiencia de Jorge Fernández (Nivel Intermedio) en el Seminario de Ving Tsun Experience Nivel Uno en Madrid

Los días 4 y 5 de Septiembre tuvo lugar en Madrid en el núcleo central de la Moy Yat Ving Tsun Martial Intelligence en Europa, el seminario para la Tutorización del Nivel 1 de Ving Tsun (Wing Chun) experience correspondiente a la exploración de la naturaleza del primer Dominio del Sistema, Siu Nim Tao.

En primer lugar hubo una breve introducción teórica, en la que hablamos de cómo en una época tan convulsa como fue la de los reinos combatientes en China, comenzaron a desarrollarse corrientes de pensamiento que trataban el cómo poder vivir mejor la propia humanidad, entendiéndola ya no solo en términos de moralidad sino también en términos de eficacia y con tintes eminentemente estratégicos.

Esta eficacia adviene de la capacidad de sacar partido de las circunstancias, de ver como evoluciona una situación y de explotar lo que en ella es la orientación favorable, es decir, detectar los factores facilitadores de la situación para dejarse portar por ellos. Para el pensamiento clásico chino, lo que comúnmente se llama oportunismo, no debe tomarse en el sentido moral, desfavorable, sino que debe concebirse estratégicamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue en el periodo de la Dinastía Sung (960 – 1279 dc) cuando el término Kung Fu comenzó a ser empleado por neoconfucionistas, taoistas y budistas como el arte de vivir la vida en general. Todos ellos hablaban de sus enseñanzas como diferentes escuelas de Kung Fu, pudiendo ser representado por varias artes e instrucciones sobre como cultivar a la persona y a su conducta en la vida

Es ahí donde el Sistema Ving Tsun / Wing Chun (Wing Tsun), tomado como una de esas artes e instrucciones, coge relevancia en tiempos modernos a través de la exploración de sus jiu sik o dispositivos de combate simbólico que componen su Kuen Sut o Sistema Marcial.

La elección de usar dispositivos corporales para la constitución de un sistema buscando el desarrollo del kung fu, como los explorados en este seminario, parece obvio si consideramos que la experiencia corporal es la más próxima, la más intima, la más directa y aquella en la que se puede dudar menos para la actividad dicotómica del pensamiento, que petrifica la fluidez de una tendencia e impide que se perciban las señales mas ínfimas de la transformación que esta por venir.

Por otra parte, desde los tiempos remotos, los chinos percibieron que el combate es una experiencia emblemática para poder manifestar la base de su pensamiento (el Yam Yeung o Ying Yang) y comprender el funcionamiento bipolar, posibilitando que los polos opuestos se complementen y cuyo proceso es potencializado en situaciones de urgencia de muerte.

Por esta razón al ser simbólico el combate, es posible desarrollar la capacidad de transformar al adversario en el propio potencial a ser explorado en un conflicto, es decir, que el autentico beneficio al explorar lo que una situación ofrece consiste en saber identificar las señales e indicios que harán que una tendencia se configura de una manera u otra y poder así ajustar a las necesidades del momento.

En este seminario, el potencial a ser explorado consistía en saber como usar la tendencia del momento para que el oponente o contrario percibiese los factores que hacían que ésta misma se volcara a su favor usando los factores e indicios que la situación ofrecía con el objetivo de mejorar su entendimiento y que en un futuro pueda ser él quien guía a otra persona en ese mismo proceso.

En lo personal, la exploración de los dispositivos de combate simbólico me han ayudado a entender mejor la relación existente entre ellos en la conformación de un Hai Tong (o sistema de variación chino) y como el programa te va guiando naturalmente en la comprensión del mismo, proveyéndote gradualmente del contexto necesario a través de vectores estratégicos que volcarán en el proceso del practicante un determinado efecto que, en mayor o menor medida, dependerá del entendimiento y nivel de Kung Fu que haya adquirido la persona a lo largo de su vivencia marcial.

No sabemos cuando un momento programado se convertirá en un momento oportuno para aprender Kung Fu, pero después de algo mas de cuatro años y siendo esta la segunda vez que participo en este seminario, puedo decir que la experiencia me ha sensibilizado a nivel corporal de manera extraordinaria y, con ello, me ha mostrado ciertos parámetros nunca antes al alcance de mi percepción para poder seguir estudiando y evolucionando mi entendimiento del Sistema Ving Tsun.

Sin lugar a dudas, un punto de inflexión en mi jornada marcial.

Volver a Acceso Sistema

Deja un comentario