Viviendo la vida Kung Fu

VIVIENDO LA VIDA KUNG FU

Artículo de la revista especializada Wing Chun Illustrated al Maestro Leo Imamura

Por Wayne Belonoha

 

Moy Yat con Leo ImamuraComo un Sifu profesional a tiempo completo, se dedica a proveer Vida Kung Fu a sus descendientes tanto locales como internacionales, que provienen de Argentina, Brazil, Canada, China, Portugal, España, Suiza, Estados Unidos entre otros países.

En 1992, Imamura fue el primer profesor universitario de artes marciales, reconocido por el Ministerio brasileño de Educación y Cultura, y ha participado en numerosos proyectos concernientes a las artes marciales, particularmente en Wing Chun, para universidades punteras de su país.

Cuéntenos un poco sobre usted, y su historia de entrenamiento.

Dónde se le introdujo por primera vez en el término “Vida Kung Fu”

Chi Sao

Chi Sao

Al ser brasileño, descendiente de japoneses, empecé mi jornada a través del estudio del arte marcial japonés en 1971. Ocho años después, me interesé por el Wing Chun. El maestro Lee Hon Kay fue mi primer Sifu. Gracias a él, tuve oportunidad de ir a Hong Kong para profundizar en mis estudios.

Fue durante ese viaje que conocí al Gran Maestro Moy Yat en Nueva York en 1987, contando con el apoyo del Maestro Lee. Fui aceptado en la familia Moy Yat. Las primeras palabras del Gran Maestro Moy Yat fueron claras en cuanto a su manera de enseñar el sistema: “En esta familia, vas a aprender Kung Fu, y no técnicas de Kung Fu.”

Desde el comienzo, fui progresivamente siendo introducido a la “Vida Kung Fu” por el GM Moy Yat. Curiosamente, el me recomendaba que entrenase menos, lo cual fue todo un impacto para mi. En lugar de ello, me pedía que hiciera pequeñas cosas, desde hacer el té, hasta jugar a la lotería. Por esa razón, la “Vida Kung Fu”, era muy frustrante para mi en un principio.

Qué es la “Vida Kung Fu” De qué forma es malinterpretada normalmente

Manos gran Maestro Moy Yat copiaEs importante enfatizar que el término Vida Kung Fu fue acuñado por el GM Moy Yat solamente para describir un proceso de transmisión tradicional que recibió de parte del Patriarca Ip Man. Un día, le pregunté al GM Moy Yat sobre el término correspondiente a “Vida Kung Fu” en Chino.

Escribió su respuesta en una servilleta para mi: Sam Faat. Sam Faat es un proceso de transmisión de la tradición confuciana, donde el aprendizaje se realiza de forma intuitiva a través de las experiencias de las actividades diarias.

En este proceso, es importante tener una relación de convivencia con la persona que ve la vida a través de lo que se llama “perspectiva Kung Fu”. Por otro lado, mucha gente piensan que están experimentando “Vida Kung Fu” llevando sus cosas o recogiendo su correspondencia. Esos son solamente trámites. A veces, es bueno agasajar a su Sifu en un almuerzo, pero otras veces no. Evaluar la situación en el aquí y en el ahora, y saber cómo responder de manera apropiada a la misma, muestra la capacidad de un buen practicante de Kung Fu.

Por qué el GM Moy Yat escogió el término “Vida Kung Fu” para representar el Sam Faat”

Moy Yat con Ip ManCuando el GM Moy Yat llegó a Estados unidos en 1973, vio que las personas aprendían artes marciales de una forma muy diferente a la que él había aprendido del Patriarca Ip Man. Lo que él había aprendido de su Sifu era Kung Fu para la vida.

Es por eso que escogió el término “Vida Kung Fu”. Mi Sifu solía decir que “Vida Kung Fu” es una vida en la que el kung fu está presente en ella.

Experimentar una vida de esa forma, uno debe pasar tiempo con alguien que la vive, según lo llaman los académicos, en una dimensión Kung fu, suficientemente, para que la vida de uno sea vivida en esta dimensión. Para él, el Patriarca Ip Man era el mayor ejemplo de este tipo de personas. Todo lo que hacía, se veía a través de la “Perspectiva Kung Fu”.

De qué manera la “Vida Kung Fu” contribuyó en su desarrollo

Moy Yat 11Durante los 14 años en el que tuve una relación de convivencia con el Gran Maestro Moy Yat, tuve la experiencia única en el mundo de convivir con el, físicamente, 24 horas al día, 7 días a la semana. Había momentos también en el que tenía que ir a Brasil y vivir a través de las memorias de mis experiencias con mi familia Kung Fu en Estados Unidos.

Cada vez que volvía a Estados Unidos, mi Sifu siempre decía “bienvenido a casa”. Para el, mi casa era allí. Una vez me dijo “tu sabes porque me debes respetar como Sifu?” Porque cuando tu vuelves de Brasil, yo no cambio mi rutina para recibirte.

Un Sifu normal, tal vez, cambiarían su agenda para recibirte, pero no Moy Yat. Yo te permito entrar en mi vida exactamente como es.” Gracias a la diligencia de mi Sifu, pude vivir mi vida más inteligentemente y de enfrentar las limitaciones de un discípulo normal como yo.

Si pudiera volver atrás y hablar consigo mismo siendo joven, que consejo se daría

Familia Moy Yat con Ip Man Hong KongPrestar más atención a los aspectos sutiles de la tendencia. Algunos la llaman “evidencia significativa”. Para poder hacer esto, es importante estar relajado. Muchas veces, el Gran Maestro Moy Yat, presentaría un aparente momento de urgencia para una tarea determinada, y yo me olvidaba de evaluar cual sería la mejor manera de llevarla a cabo.

Quería hacerlo inmediatamente para poder cumplir con él, pero ni siquiera sabía qué era lo importante de la situación. Por otro lado, estar siempre demasiado preocupado por lo que mi Si Fu estaba pensando de mi y que juicios de valor estaban creándose de mi.

Por esta razón, mi sugerencia para un Leo más joven sería “relájate más”, “disfruta más” tu “Vida Kung Fu”. No te preocupes por los juicios de otras personas, sólo enfoca tu atención en cómo son y en cómo puedes ajustar a cada persona de tu alrededor.

 

Cómo se traduce tener buena “vida kung fu” a desarrollar buenas habilidades en Wing Chun

Como estudar kung fu Moy YatLo que las personas llaman de “habilidad” es la parte visible del Kung Fu, pero sólo puede ser expresada a través de un proceso invisible, que depende tanto de la percepción como de la sensibilidad(feeling). Esta dimensión invisible del Kung Fu está conectada directamente al “Sam Faat”. El máximo desafío de un artista marcial es derrotarse a si mismo.

A través de las relaciones humanas, podemos desarrollar nuestras propias sensaciones a través del mundo exterior. El Gran Maestro Moy Yat, solía comparar una persona que había aprendido técnicas de Wing Chun y otra que había tenido una relación de convivencia con su Si Fu y aprendido el sistema Wing Chun a través de la “Vida Kung Fu”.

Para él, la persona que sólo venía a aprender técnicas nunca podría ver sus intenciones completadas, puesto que no sabría como usarlas de la mejor manera cuando se necesitasen. Por otro lado, para la persona que había pasado tiempo y aprendido el Sistema a través de la “Vida Kung Fu”, su Kung Fu saldría desde dentro, listo para ser usado cuando se presente la necesidad.

 

Es más difícil vivir la “Vida Kung Fu” en la actualidad en comparación con el pasado

La dinámica de la vida moderna requiere lo que llamamos “Momentos programados”. Tenemos un determinado momento para todo. Incluso para divertirnos. Sin embargo, la “Vida Kung Fu” valora el “momento apropiado”, en otras palabras, el Sifu espera el momento en el que el discípulo esta preparado para aprender. Es tan natural, que uno siquiera percibiría que el aprendizaje está teniendo lugar. Foto Maestro Discípulo Moy Yat con Ip Man

Actualmente, es extraño encontrar un Maestro que sea un profesional a tiempo completo, y que esté disponible para proveer el aprendizaje del discípulo. Por el contrario, es poco común tener discípulos que tengan esa disponibilidad para este tipo de aprendizaje. Es por ello que podríamos decir que raramente nosotros desarrollamos relaciones que privilegien la “vida kung fu”.

En marzo del 2000, el Gran Maestro Moy Yat nos citó a una reunión. Durante la misma, nuestro Sifu nos advirtió sobre la importancia del Sam Faat y también nos dijo que no sería justo para la generación siguiente recibir nuestro legado sin ese proceso de transmisión. Después de todo, el había dedicado tanto a proveer “Vida Kung Fu” a nosotros y también dijo que ese compromiso que él había asumido, debería caracterizar a su linaje, generación tras generación. Hoy, ese compromiso se identifica a través de la “Denominación Moy Yat Ving Tsun.”

 

Cómo ha cambiado su entendimiento de la “vida kung fu” a través de los años

moy_yat_caligrafiaLos cambios en mi entendimiento sobre la “Vida Kung Fu” a través de los años tiene relación con mi última conversación privada con el Gran Maestro Moy Yat, quien identificó que ese proceso ya estaba cambiando. Para él, era importante crear una serie de herramientas que harían que el compromiso de proveer “Vida Kung Fu” a sus descendientes sea viable.

Él creía que era importante desarrollar un dispositivo que pudiera solventar los nuevos desafíos. “Sin la creación de esta serie de herramientas, es posible que el Wing Chun no sobreviva al próximo Siglo”, dijo ese día.

Desde el día que el Gran Maestro Moy Yat falleció, sus principales discípulos se han dedicado a mantener su legado. Me gustaría nombrar algunos de mis Sihings como Sunny Tang (Canada), Micky Chan (Hong Kong), Henry Moy, Lee Moy Shan, Pete Pajil, y Miguel Hernández (USA), que actualmente están reorganizando la Moy Yat Ving Tsun Federation para respaldar a nuestra líder Helen Moy y a su hijo William Moy, con el propósito de ayudar a cada descendiente del Gran maestro Moy Yat a evolucionar su legado, a proveer “Vida Kung Fu” como una forma de acceso al Sistema Wing Chun.

Traducción Leonardo Mordente, Paul Liu, Joaquín Rodriguez al Español

Fotos Anderson Maia y Fernando Trancoso

 

Deja un comentario