ENCONTRANDO MI CAMINO MARCIAL

Experiencia de Ignacio Prudencio a lo largo de Ving Tsun Experience.

 

Ving Tsun ExperienceLlevo 6 años y medio practicando Ving Tsun (Wing Chun/Wing Tsun), pero mi Si fu vivía en Estados Unidos y solo podía ir a verle una vez al año. Siempre que volvía de allí estaba muy motivado y solía entrenar duro durante gran parte del año, además me había acostumbrado a esa situación y por ello no busqué otras alternativas. Pero había épocas en las que me encontraba solo y aún no estaba en una etapa en la que debiera entrenar por mi cuenta durante tanto tiempo seguido. Además, había otra parte de mí que no estaba a gusto, me surgían muchas dudas y no avanzaba como debía avanzar, mi Kung Fu tenía muchos cabos sueltos, no había algo sólido.

Hace unos meses me enteré de la existencia de la escuela del Maestro Marcelo Navarro por uno de mis Si Dai (hermano pequeño), que estaba en una situación similar a la mía. Me

dijo que él conocía nuestra situación y que se había ofrecido a ayudarnos si teníamos alguna duda o necesitábamos algo, así que fui a conocerle. Esperaba aclarar algunas dudas, en especial si era posible para mí ser capaz algún día de transmitir el Sistema estando en la situación en la que estaba; y otras en relación a las técnicas de Ving Tsun. Me ayudó mucho en ambos temas, me llevé bastante sobre lo que pensar y aprendí sobre la importancia de la denominación Moy Yat Ving Tsun. En ésta denominación está implícito el compromiso de transmitir el Sistema Ving Tsun de la manera correcta, como nos lo dejaron los antecesores, sin modificarlo incorporando nuestras propias ideas.

Durante los siguientes meses estuve intentando mejorar la situación con los consejos que me dio el Maestro Marcelo Navarro . Algo mejoró, pero por otro lado las dudas que tenía sobre la parte marcial de mi Ving Tsun se incrementaron. Gracias a mi reciente aprendizaje sobre la importancia de la denominación Moy Yat Ving Tsun, me empecé a sentir incómodo dando clases. Siempre me ha encantado enseñar, pero no de cualquier manera, me gusta enseñar bien; y con las dudas que me seguían surgiendo no podía continuar.

Por lo tanto, decidí empezar el Ving Tsun Experience  (Siu Nim Do) pues vi que era la mejor manera de aclararlo todo. La manera de aprenderlo, a través de una experiencia marcial clara y concisa que te daba cada módulo, aclaraba todas mis dudas. En cada módulo veía técnicas que ya conocía, pero que al haber aprendido por imitación y tan lejos de mi Si fu no funcionaban como debía ser. Sin embargo, gracias al contexto que me han los compañeros al hacer los dispositivos, he podido adaptar esas técnicas a mí mismo y a lo que demanda la situación, haciendo que funcionaran de una manera cada vez más cómoda y eficiente. Por todo esto vi muy difícil aprender el Sistema Ving Tsun (Wing Chun o Wing Tsun) como lo estaba haciendo y, unido al bienestar que sentí en esta escuela, decidí pedir permiso a mi Si fu para cambiarme. Había encontrado mi camino.

Actualmente, no solamente estoy aprendiendo técnicas de Ving Tsun, estoy aprendiendo Kung Fu, que es mucho más que aplicar técnicas de combate. Es algo que, si lo extrapolas a tu vida cotidiana, te enseña a enfrentar diferentes situaciones de una manera eficiente y relajada.  Gracias a los dispositivos que realizamos y a la vida Kung Fu que nos proporcionan en esta escuela, voy notando poco a poco un desarrollo como artista marcial y como persona increíble.

Volver al Inicio