Kung Fu, transformaciones silenciosas

Kung Fu, transformaciones silenciosas

Experiencia de Joaquín Rodríguez en Cham Kiu, en el marco de acceso a Biu Je.

Chi Sao Wing Chun Kung FuRecuerdo que hace 2 años Si Fu me dijo que para él, Cham Kiu de Wing Chun había sido el dominio que más le había impresionado en su etapa de aprendizaje. Ahora puedo ir vislumbrando porqué.

 Lo primero que pasa al comenzar éste dominio, es que empiezas a valorar mucho más el dominio anterior, Siu Nim Tau de Wing Chun.

Sin un buen Siu Nim Tau, sin haber tenido ese proceso de cómo enfocar en los detalles (cómo generar energía, cómo estar conectado con uno mismo) sería imposible construir ese puente con Cham Kiu. Quizás, esa sea uno de los significados ocultos del nombre en sí.

Por eso quizás, lo primero que me transmitió dicho dominio fue la noción de humildad, pues hemos de volver a explorar aquello que nos falta para poder re-descubrir lo que el dominio actual nos está diciendo.

A medida que fui vivenciando los dispositivos asociados, pude volver a explorar Siu Nim Tau desde otra perspectiva mucho más rica y profunda. De esta manera, vas rescatando pequeños detalles que construyen poco a poco el Kung Fu de uno mismo, lo que puede llamarse una transformación silenciosa.

Así también, pude entender otras cosas de esta jornada marcial. Ya que a través de estas vivencias (compartir con el otro, vivir la vida Kung Fu en todos los ámbitos posibles), vas moldeando tu forma de hacer, lo cual hace que conectes y entiendas mejor este Sistema.

 Apenas tenemos 3 años y formar parte del proceso de crecimiento de la familia Moy Ma Si Lou (aunque sea con un granito de arena) junto a mis hermanos Kung Fu es algo que me llena de alegría.

Ahora bien, hay un detalle que en un principio se nos escapa a todos, y no iba a ser yo diferente. Me costó entender el principio de “conectar” con el otro. Es en esa conexión, en ese compartir o en ese “puente” con el otro, donde crecemos recíprocamente, ya que sin ese binomio o trinomio que puede ser el Sistema, estaríamos leyendo un libro de fórmulas sin saber que significan.

Con el otro es donde estudiamos para poder descifrar. Ahí apreciamos la sabiduría del cuerpo humano, porque cuando forzamos esa conexión, ese diálogo con el otro, no funcionan las cosas, nos duelen los hombros y nos frustramos. He de admitir que yo me he frustrado bastante.

Sin embargo, un día uno se levanta y ve que poco a poco consigue cosas que antes parecían imposibles, lo cual permite que puedas seguir explorando dicho dominio.

Hoy formalmente, se me cierra un dominio y accedo a otro. Sin embargo, se que no es un cierre, porque miro atrás y veo muchas cosas que me faltan por descubrir. Tengo la suerte de tener un Si fu con paciencia y a hermanos que me ayudan a construir poco a poco mi Wing Chun Kung Fu. Espero poder contribuir, por poco que sea, en que nuestro camino sea más sano, mas humano y menos solitario.

 

 Volver al Inicio

Deja un comentario