Wing Chun, La Feminización de la Guerra

WING CHUN O VING TSUN UN EJEMPLO DE FEMENIZACIÓN DE LA GUERRA

wuPara poder explicar esta noción que particularizó el punto de partida del pensamiento estratégico chino y que tan bien fue mencionado como les comenté en la editorial anterior, por el Sinólogo Albert Galvani como la “Feminización de la Guerra; me gustaría partir desde nuestra historia particular que puede de manera bien clara, ejemplificar esta noción femenina de la estrategia.

 En nuestro Arte el Sistema Ving Tsun, al atribuir a la fundadora Yim Ving Tsun Estrategia Femeninala elaboración de los listados de dispositivos corporales de combate simbólico que componen el sistema que posteriormente llevó su nombre, se preserva una larga tradición de más de 4500 años.  Cuando Wong Tai, el Emperador Amarillo recibió un libro de carácter estratégico de una exótica figura femenina.  Esta obra defendía que la eficacia se ocultaba bajo la máscara de la delicadeza y de la fragilidad representada por la actitud femenina.

 La noción de femenina de la guerra fue consagrada por Sun Ji, cerca de 2000 años después, a través de la obra concebida hoy como “El arte de la guerra” o (Sun Ji Bing Fa), en donde la eficacia de la guerra estratégica es consagrada en el campo de lo femenino.

 Este pensamiento implicaba una ruptura drástico con la actividad guerrera hasta entonces vigente, ya que el combate era por encima de todo algo reservado para los hombres en donde en el acto de guerrear se manifestaba la virilidad de los gobernantes, y sus guerreros.Arte de la guerra

 Aunque la guerra continuaba siendo un asunto de dominio masculino, las nuevas cualidades de un estratega sabio y preparado, pasaban a pertenecer al dominio de lo femenino, como la percepción, la moderación, la sustentabilidad, la anticipación, la intuición, la no acción, la flexibilidad, la sutileza y la capacidad de lidiar con la escasees de recursos.

 Parece patente que los maestros del pasado deseaban hacer del Sistema Ving Tsun un representante mayor de esta tradición tan arraigada en la historia del pensamiento chino tradicional.

El propio nombre del sistema nos aporta nociones evidentes de este deseo y mantiene este legado dentro de un compromiso primario de todos los descendientes de la Fundadora Yim Ving Tsun.

 De hecho no son comunes los sistemas chinos que son llamados a partir del nombre del propio fundador o en nuestro caso fundadora.  En el caso del Sistema Ving Tsun, fue un homenaje de los descendientes legítimos de la Fundadora que decidieron homenajearla al nombrar el legado por ella elaborado que está compuesto por los seis listados que integran el sistema.

 A partiFemenización de la guerra wing chunr de ese momento, se inició una tradición que vincula el acceso pleno al Sistema Ving Tsun con los descendientes legítimos de la Fundadora.  A lo largo de las generaciones, el Sistema Ving Tsun ha sido transmitido exclusivamente a los descendientes legítimos de la Fundadora en donde cada generación posterior permanece vinculada a la generación anterior hasta que desaparece.

 Esta solidez de la relación entre maestro y discípulo permitió una evolución que concilió la sabiduría de los practicantes del pasado con la innovación de los practicantes del presente.

 A mediados del siglo XX, la internacionalización del Sistema Ving Tsun aceleró la determinación de su proceso de transmisión tradicional.

El Gran Maestro Moy Yat descendiente directo de la Fundadora y discípulo del Patriarca Ip man, fue el primer maestro profesional de Ving Tsun consagrado en Oriente en emigrar para Occidente.

 Fue su iniciativa de empeñar su propio nombre para rescatar el compromiso de sus antepasados en la excelencia de la transmisión del Sistema Ving Tsun.

                                                                                                                                                                                         Marcelo Navarro Fernández

Deja un comentario