Denominación Moy Yat Ving Tsun

Un Legado para la posteridad: Denominación Moy Yat Ving Tsun

 

01moyyatMoy Yat como refinado pensador chino nunca expresó formalmente lo que sería la Denominación Moy Yat Ving Tsun.  En el fin de su vida insistía mucho a sus discípulos que se tomaran muy enserio y comprendieran de la mejor manera posible el proceso de transmisión del Sistema Ving Tsun de Kung Fu.

Con maestría y sin forzar la situación fue explicando en diferentes momentos de su vida a cada uno de sus discípulos la importancia de su legado, de acuerdo con la propensión y la tendencia de cada momento de cada uno de sus alumnos.

 Las dificultades para honrar la Denominación Moy Yat Ving Tsun se tornó evidente después de que el Gran Maestro Moy Yat se jubiló, el 28 de junio de 1997.  En este momento muchas personas de la Familia Moy Yat percibieron que el compromiso de la Denominación no era comprendido por todos sus descendientes por igual.

  Con el retiro de mi Si Gung Moy Yat se fue evidenciando que se necesitaba de cierta convergencia en los criterios para la transmisión del Sistema Ving Tsun en nuestra Familia.  En el año 2000 en una  reunión Moy Yat volvió alertar sobre lo injusto que sería para las próximas generaciones si sus propios discípulos transmitieran su Legado sin el compromiso que caracterizaba su propio Linaje.  Esta característica estaba marcado por la excelencia en la transmisión dando posibilidad a que cada una de las personas interesadas en aprender Ving Tsun lo hicieran, con la mayor calidad posible teniendo acceso pleno al Sistema y su contexto.

  Con todo este contexto, el 10 de septiembre del año 2000, el Gran Maestro Moy Yat  solicitó a mi Si Fu el Maestro Leo Imamura que elaborara un programa de instrumentalización sobre la Denominación Moy Yat Ving Tsun.

  De esta manera Moy Yat volvió a remarcar la importancia de producir un instrumento, que pueda viabilizar la subsistencia de este legado chino dentro de cualquier contexto cultural y principalmente en el siglo XXI.

  El Maestro Leo Imamura luego de profundizar sus estudios específicos durante 5 años propuso una noción sobre la Denominación Moy Yat Ving Tsun. Esta presentación fue fruto de un estudio realizado por él; consultando materiales antiguos y anotaciones personales de su propio proceso con el Gran Maestro Moy Yat.

  A partir de ese proceso la noción sobre la Denominación Moy Yat Ving Tsun fue propuesta de la siguiente manera:

 “La Denominación Moy Yat Ving Tsun es una denominación que representa el compromiso asumido por el Gran Maestro Moy Yat  (1938 – 2001) para con sus descendientes, de proveer de manera monitorizada de Saam Fat (Vida Kung Fu) en el contexto de acceso de aprendizaje al Sistema Ving Tsun”.

  Este compromiso del Gran Maestro Moy Yat para con sus descendientes fue el interés de él, en la preservación del Sistema Ving Tsun a lo largo de su historia moderna; de suplir las dificultades de acceso pleno al Sistema de cada uno de sus seis dominios; la falta de calificación de las personas que transmitían este arte y las condiciones muchas veces poco favorables para la formación completa de cada uno de los practicantes del arte y su contexto.

  Por otro lado esta preocupación del Gran Maestro Moy Yat estaba fundamentada también en la situación que percibió que comenzaba con la internalización del Ving Tsun, la cual comenzó a mediados del siglo XX.

 En este marco creciente en donde muchas personas querían aprende Ving Tsun, pudo ver como la situación se tornaba cada vez más crítica ya que las estructuras locales no sustentaban ya, la demanda global proporcionada por el interés creciente por la práctica del Sistema Ving Tsun .

 En este nuevo escenario cualquier practicante con habilidad mínima era considerado un “maestro” por los extranjeros que ignoraban las cualidades distintivas del Sistema.

  Cuando el Gran Maestro Moy Yat se estableció en Nueva York, en el año 1973 fue el único practicante de Ving Tsun en América con experiencia profesional en Hong Kong, versado en la enseñanza del Arte del Ving Tsun.  Esto lo transformó en un pilar fundamental del arte y de toda una manera de transmitirlo en occidente.

  El prestigio de Moy Yat fue ganando importancia no sólo en la preservación y transmisión del Sistema Ving Tsun sino también, como un profundo conocedor de las artes tradicionales chinas fuera de China.

 Moy Yat decidió después de algunos años empeñar su propio nombre para explicitar su compromiso con la transmisión plena de los dominios del Sistema Ving Tsun; para demostrar la importancia de extender para la conducta la conciencia de de si mismo despertada por la conciencia del otro,  este proceso es llamado en cantonés de Saam Fat (Vida Kung Fu).

 Para Moy Yat un sistema de Kung Fu, por excelencia, sólo sería verdaderamente importante si proveyera a un practicante la posibilidad de incorporar la lógica interna del propio sistema de Kung Fu; y a través de esta vivencia poder identificar esta lógica en el mundo externo y con esta experiencia significante, extenderlo para su propia conducta y su vida.

 Mi Si Gung Moy Yat nunca quiso imponer la importancia de todo este pensamiento para ninguna persona ni siquiera para con los demás discípulo de su Maestro Ip Man.

Por esta razón, por humildad, denominó este compromiso de excelencia con su propio nombre.  Este compromiso era de su persona para con su descendientes, en ningún caso tuvo la intención de juzgar a otros trabajos y maneras de promover y transmitir el Sistema Ving Tsun

Para Moy Yat era necesario preservar el Arte de una manera menos popular, respetando su naturaleza sofisticada que muchas veces es tan difícil de explicar para el hombre moderno.

 Es un gran error considerar que la Denominación Moy Yat Ving Tsun representa la interpretación personal de Moy Yat sobre el Sistema Ving Tsun.  Si así fuera la denominación se llamaría Moy Yat´s Ving Tsun lo cual representaría “El Ving Tsun de Moy Yat” pero no es el caso.

 Para que la Denominación Moy Yat Ving Tsun tomara forma, el Gran Maestro Moy Yat partió de la idea de una transmisión pura (que la persona aprendiese por si misma), como un factor que potenciaría la jornada marcial y permitiera al practicante extender esa experiencia marcial a la conducta. A través de acceder a los seis dominios del Sistema Ving Tsun.

 De esta forma nació la Denominación Moy Yat Ving Tsun, un compromiso asumido posteriormente al fallecimiento del Gran Maestro por sus descendientes legítimos y que caracteriza nuestro Linaje.

 

Marcelo Navarro Fernández

Deja un comentario