El Arte de vivir el momento con Wing Chun

Experiencia de Gabriel Ramos en Cham Kiu, en el marco de acceso a Biu Je.

 

Flor Moy Yat Ving Tsun  copiaHoy, por fin, tras más de dos años, estoy aquí, con muchos de los que han compartido todo este tiempo de andadura en Cham Kiu. Uno de los que no está aquí hoy y al que siempre recuerdo, por la constancia y confianza que deposita en la distancia, es mi querido Pablo Bernardo.

Bueno, para no alargarme, me gustaría resumir brevemente algunos de los puntos que para mi está significando Cham Kiu en Wing Chun o Ving Tsun, y en los que he podido ir siendo consciente y profundizando durante este tiempo:

  • Cambio: Todo en la vida es cambio. Dentro del cambio, existen posibilidades.
  • Posibilidades: Observar las posibilidades permite que me adapte.
  • Adaptación: La adaptación a la situación me permite continuar fluyendo.
  • Continuidad: Mientras fluyo (con el cambio), se plantean posibilidades. Entonces me adapto lo mejor que puedo en cada situación (de un modo continuo), lo que lleva a poder conocer mejor lo que me rodea, mi vida y mi mundo.
  • Conocimiento: Este conocimiento me facilita tomar las decisiones más adecuadas, que no acertadas, en el momento en que se presentan.
  • Decisiones: Cada decisión vuelve a producir otro cambio, que vuelve a iniciar el proceso.

 

Como continuación, durante estos dos años, han existido momentos buenos y menos buenos. Uno de ellos, muy importante para mi, y que no puedo definir como un momento alquímico, ni trascendental, ha sido el cambio profundo que he realizado en mi  modo de vivir el momento. Ha sido algo pausado, a lo largo del tiempo, siendo consciente hace no mucho tiempo. Antes, la prisa y el ansia por conseguir las cosas me cegaban. Ahora puedo decir que, aún queriendo algo con todas mis ganas, ambas cosas ya no me dominan como antes. Soy capaz de esperar y continuar trabajando, pero si no lo hago, tengo la capacidad cada vez mas honesta de reconocerlo.

En todo ello, ha influido entre otras cosas, y en diversos modos, el Ving Tsun (Wing Chun/Wing Tsun), y sobre todo, este nivel, el puente corto, Cham Kiu. Simbología china, que hay que experimentar para entender.

 

Algunos de los hitos que han contribuido en todo este proceso los voy a resumir en cinco:

El primero fue mi lesión en los hombros. Por mi carácter, conseguí, tras mucho esfuerzo y dedicación incansable, dejarme casi inservibles ambos hombros. Ya no uno, si no los dos a la vez. Fue una encrucijada dolorosa y tensa. Parar y cambiar, o continuar y terminar definitivamente. Eso me obligó a buscar una manera de adaptarme para sobrevivir. Utilizar mi debilidad para encontrar mi camino en la resolución de la lesión y los problemas que en una raíz más profunda, habían contribuido a dejarme en esa posición. A día de hoy, son una guía en mi práctica diaria.

Otro hito, la visita de Si Baak Marcelo en verano. Conocer un  nivel de Kung fu que no radica en la dureza, si no en la sutileza. Como mostrar sin mostrar aparentemente. Como intuir lo que se encuentra disponible para el que quiere escuchar. Como intuir y percibir que su visita era la preparación y estudio de lo que había en España, ante la visita de Si Gung Leo Imamura unos meses mas tarde.

Un momento cumbre, que también me ha ayudado este tiempo, a prepararme concienzudamente, fue la preparación a lo largo de más de diez meses, de la visita de Si Gung. Todas las variables. Toda la anticipación, prevista al detalle, entre muchas personas, en diversos grados y medidas, para llegar a un momento, en el que lo previsto un año antes, se convertía en realidad. Ese momento lo disfruté con una calma que nunca antes había sentido. Poder disfrutar de todo, siendo consciente de muchas cosas que sucedían a mi alrededor, y teniendo la capacidad incluso de anticiparlas.

Durante este tiempo, también ha cambiado de un modo u otro, mi relación con Si Fu. En cada momento, he intentado hacer lo mejor. Me he equivocado unas cuantas veces, aunque ahora lo veo y entiendo como una parte del proceso. De ello continúo aprendiendo.

 

Todo ese conjunto de cosas, me hacen muchas veces percibir y sentir como mi Kung Fu crece, quizá no rápidamente, aunque sí de una manera continuada. Quizá no en el dispositivo que trabajo en ese momento, aunque en otros dispositivos, en las movilizaciones, soy capaz de percibir cada día más matices. Eso realmente me alegra y me reafirma en el modo de practicar que llevo a cabo, y en como se transmite dentro de este Mo Gun (escuela).

Por último, un cambio que se ha producido y que también me ha afectado durante este tiempo, ha sido todo el proceso de cambio de un Mo Gun en Majadahonda que se nos quedaba pequeño por días, donde ya podíamos patinar por la condensación que producía tanta humanidad, a un Mo Gun como en el que nos encontramos hoy. Amplio, y con más que lo que podemos necesitar a primera vista. Aunque si se percibe con detenimiento, todo tiene un significado y utilidad ya previsto de antemano.

Finalmente, todo ello me ha preparado para asumir un cambio en mi carrera profesional, que es un reto apasionante, y que estoy realizando con pasión, y un modo de hacer que hace dos años, habría sido impensable para mi. Es la continuación, una conclusión que ha estado esperando a que yo estuviese más preparado emocionalmente. Ahora puedo comprender como la vida no da más de lo que se puede soportar, por más que nos empecinemos.

Actualmente, las personas que componemos el Mo Lan, estamos en la tesitura de aumentar el intrincado tejido que constituye la esencia del Sistema de transmisión Tradicional Chino. Depende de cada uno de vosotros. Yo puedo hacer mi parte, como Si Fu hace la suya. Yo estoy disponible para apoyar a todo aquel que quiera, pues como dice una persona muy querida, el que busca, encuentra. Pero esto, es un camino personal. Nadie lo va a hacer por ti. El camino es el que es. No hay más. Cada uno tiene el suyo. Aunque el poder del Mo Lan, reside en esos lazos invisibles que hay que cuidar y nutrir constantemente dentro del mismo con todo y todos los que lo componen.

Muchas gracias a todos por estar aquí hoy conmigo. Celebrando este día, que para mi, simboliza y tiene un significado muy especial y profundo. Lo puedo resumir en una palabra. Gratitud.

 

 

Gabriel Ramos

06/Abril/2013